viernes, 22 de febrero de 2013

Cine en HD: A Foreign Affair (1948) - Director: Billy Wilder

Un comité de congresistas de los Estados Unidos se traslada al Berlín de la posguerra para investigar la moral de las tropas norteamericanas. Entre ellos, la más metódica, una estricta congresista de Iowa que, preocupada por los hechos que se están produciendo, decide investigar quién está protegiendo a una cantante de cabaret acusada de confraternizar con los nazis durante la guerra. (FILMAFFINITY)

http://3.bp.blogspot.com/-6JIhrI9xHTQ/UIRefU7NprI/AAAAAAAAEME/FaaIkEXw4Rs/s1600/a+foreign+affair+poster.jpg

A medida que iba viendo la película, entre carcajada y carcajada, me preguntaba cómo se coló una película así en 1948, a solo tres años del fin de la Segunda Guerra Mundial. Con el entonces Código Hays como censura cinematográfica, creado por el partido republicano, Berlín Occidente pasó sin hacer demasiado ruido. Es lo que no logro explicarme. Pero, en fin, tampoco es el primer caso de película satírica que llega a los espectadores sin demasiados problemas. Por deshacer la frase hecha: me viene a la memoria El Verdugo o Plácido, de Berlanga, un director de películas corrosivamente buenas.

Dice Aguilar que Berlín Occidente, con todo, supone un Wilder menor. Y puede estar en lo cierto, pero qué obras menores tiene Wilder, qué obras menores. La película, como tantas otras de Wilder, es un ejercicio de inteligencia (donde hay humor, más si es negro, va de la mano de su amiga la inteligencia): un comité del Congreso de los Estados Unidos, encabezado por la correcta y formal Phoebe Frost (Jean Arthur), vuela hasta Berlín para visitar a sus tropas, pues duda de la eficacia militar y, ante todo, moral de las mismas. Una vez instalados en la capital alemana, Phoebe oye rumores sobre el supuesto cubrimiento de la exnazi y actual cabaretera Erika von Schlütow (Marlene Dietrich) por parte de un militar estadounidense (John Lund), con el que mantiene una relación sentimental. Aquí es donde Wilder demuestra su inteligencia: crea un triangulo amoroso, disfraz de la sátira de la película, de su trasfondo tan real como mordaz. He aquí, pues, la posible respuesta al paso de la censura: cómo el aparente hincapié en las relaciones genésicas puede disimular el juicio social que se vierte en la obra. Aunque no maquillaré tampoco la película: sí, se hace crítica, pues Wilder no salva la moral de los norteamericanos, ni la de los del ejército, ni la de los congresistas, pero también se habla de relaciones humanas y sentimentales, que tan bien se le daba al director de origen austriaco.

Como prefiero que la vean, me limitaré a dar pinceladas: Berlín Occidente cuenta con tres buenos actores, sobre todo las dos mujeres, aunque lo que no acaba de cuajar es la relación Lund-Arthur, algo sosa; la Dietrich, en cambio, juega en otra liga, cuando habla, cuando mira con los ojos entornados. El film mantiene el ritmo, no decae en ningún momento, aunque puede que las actuaciones de la Dietrich sean excesivamente largas (1). Fotografía en blanco y negro. Y, por lo demás, un buen guión (aunque quizá no tan buenos diálogos), mucha risa y mucha sátira. Un Wilder menor, puede, pero se disfruta por igual. No siempre iban a salir obras maestras. Ya sabemos: nadie es perfecto.

http://2.bp.blogspot.com/-pMCWwA6TduQ/UDv8csKer5I/AAAAAAAAGAg/8arvlC4kjGc/s1550/SCAN1275.JPG

Argumento


En 1947 llega a Berlín un comité de congresistas estadounidenses, entre los que se encuentra Phoebe Frost (Jean Arthur) para evaluar la moral de sus tropas en tiempos de la postguerra. Allí, Frost empieza a tener sospechas de que uno de los militares está protegiendo a una cabaretera llamada Erika von Schlutöw (Marlene Dietrich), de quien se cree que tuvo lazos con miembros del Partido Nazi como Hermann Göering o Joseph Goebbels. Para que le ayude con la investigación fuerza al Capitán John Pringle (John Lund) sin saber que él y Schlutöw son amantes.

Tras ver un metraje de un informativo en el que se la ve junto a Adolf Hitler en tiempos de la guerra, Frost le pide que la lleve a los cuarteles generales del ejército para buscar un archivo sobre ella. Sin embargo, John en su afán por distraerla empieza a filtrear con la congresista que acaba sucumbiendo a su encanto a pesar de resistirse en un primer momento.

El Coronel Rufus J. Plummer (Millard Mitchell), consciente de la relación de sus subordinado con la Srta. Schlutöw le pide que siga adelante con la relación con la intención de capturar a Hans Otto Birgel (Peter von Zerneck un exagente de la Gestapo y antiguo amante de ella y el del cual se cree que está en el sector estadounidense de la ciudad. Mientras tanto Erika y Phoebe son arrestadas en una redada en el Lorelei, club en el que Erika actúa. Una vez interrogan a Frost, SchlutÖw engaña al policía al hacerla pasar por su prima.

Agradecida por su gesto, decide visitarla a su apartamento en donde las dos reconocen estar enamoradas del mismo hombre, por lo que Phoebe se marcha devastada. No obstante, Plummer trata de reconciliar a Phoebe y a John. De nuevo en el Lorelei, aparece Birgel dispuesto a matar a John, pero acaba muerto en una serie de disparos entre los soldados y este. Al finalizar la película, Erika es detenida y sentenciada a trabajar en un campo de trabajo y Phoebe y John vuelven a estar juntos.

Reparto


Realización de Billy Wilder, basada en un argumento de David Shaw, que adapta una historia de Robert H. Shaw. Se rodó en Berlin y en los Paramount Studios. Fue nominado a 2 Oscar (guión original y fotografía). Producido por Billy Brackett, se estrenó el 20-VIII-1948 (EEUU).

La acción tiene lugar en la zona de ocupación americana de Berlín, a lo largo de 5 días de 1947. Narra la historia de Phoebe Frost (Jean Arthur), congresista americana por Iowa, republicana, rigurosa, intransigente e ingenua. Forma parte de una Comisión de 6 miembros del Congreso de EEUU enviada a Berlín para informar sobre la moral y la moralidad de los 12 mil militares que forman la fuerza de ocupación del sector americano de la ciudad. Se desmarca de las visitas guiadas del coronel Plummer (Millard Mitchell), para entrar en contacto directo con la realidad. Conoce al capitán John Pringle (John Lund), mujeriego, disoluto y poco escrupuloso, a quien solicita ayuda para investigar el pasado de Erika von Schluetow (Marlene Dietrich), cantante de cabaret, fría, manipuladora y sensual.

La película construye una comedia dramática que enmarca un romance triangular. Suma humor, intriga, drama y testimonios documentales de gran interés. Satiriza la Comisión de congresistas, presidida por el Sr. Pennecot, que trata los temas con petulante y exagerada superficialidad. Usa expresiones de doble y triple sentido para satirizar el mercado negro de bienes de primera necesidad, la miseria de la población berlinesa, la economía de trueque derivada de la falta de dinero y la corrupción. El guión construye una historia fresca y conmovedora, que combina investigación, manipulación, miseria, corrupción, desestructuración social y las ruinas de una ciudad espectral. Aporta imágenes de gran fuerza: ancianos desamparados que venden enseres domésticos, la conquista de chicas con chocolatinas, la madre que empuja un cochecito de bebé con dos banderas americanas, el chaval con obsesión por la esvástica, el trueque de un pastel por un colchón, el cumplimiento de órdenes con más de un mes de demora, el Bundestag incendiado por Hitler y otras. Son escenas destacadas la búsqueda que hacen John y Phoebe durante la noche del expediente de Erika, las canciones de Erika en el cabaret y las filmaciones documentales. En el trasfondo del film palpita una acerada crítica del nazismo y de la guerra.

La música (F. Hollander) aporta melodías lúdicas, divertidas y coloristas. Incorpora 3 canciones a cargo de M. Dietrich ("Black Market", "The Ruin Of Berlin" y "Illusions"). Añade canciones ajenas como "Iowa Corn Song" (Jean Arthur y coro) y "Meadowlands" (soldados soviéticos). La fotografía ofrece una narración visual magnífica. El vestuario femenino es obra de Edith Head. El guión destila ironía, elegancia y encanto. Las interpretaciones de J. Arthur y M. Dietrich son sobresalientes (ingenuidad contra perversidad). La dirección crea un relato complejo, de humor envolvente y desdramatizador.
http://3.bp.blogspot.com/-lRM5LnPuInc/UKxjMtV03AI/AAAAAAAAGew/MVLkBMG5cac/s1700/LA+SCANDALEUSE+DE+BERLIN+0.jpg
BluRay 720p A Foreign Affair 1948 720p BluRay x264 PSYCHD [PublicHD]

http://3.bp.blogspot.com/-vfn9oSKSC8g/UIay6Esr0kI/AAAAAAAAEOA/yrVbn_reHOU/s1600/a+foreign+affair+set+hedy+lamar+visiting.jpg
http://3.bp.blogspot.com/-WvNnGcXAKGw/UKxjXc67h6I/AAAAAAAAGe4/e8EhUeIlboI/s1600/LA+SCANDALEUSE+DE+BERLIN+1.jpg
http://1.bp.blogspot.com/-fqzwrZt5_Y0/UKxjxukifAI/AAAAAAAAGfA/L0opPckB-1w/s1600/LA+SCANDALEUSE+DE+BERLIN+2.jpg
http://4.bp.blogspot.com/-B4pGCCsempw/UKxj9Z4OZcI/AAAAAAAAGfQ/RZ0Q1UCe0qU/s3000/LA+SCANDALEUSE+DE+BERLIN+4.jpg

Producción


Mientras colaboraba con el ejército estadounidense durante la II Guerra Mundial en Alemania, Wilder contó con el apoyo del gobierno si hacía una película sobre la Alemania ocupada por los Aliados y aprovechó la oportunidad de desarrollar el guion junto con Charles Brackett y Richard L. Breen. El encargado de la reconstrucción de la Filmoteca Alemana, Erich Pommer le cedió a Wilder material de la productora Universum Film AG. Mientras buscaba alguna localización en particular para Berlín Occidente fue entrevistado por la mayor parte del personal militar al igual que los berlineses civiles, la mayor parte de la población tenían dificultades con la reconstrucción de la ciudad. Uno de esos ciudadanos fue una mujer a la que conoció mientras desescombraba las calles. Según el cineasta "era la mujer más bella que los Aliados han visto jamás", también añadió que le ofreció comer algo de caliente, pero que sin embargo le dijo que bien podría suicidarse.1

La primera elección para el papel de Erika von Schlutöw fue Marlene Dietrich, la cual durante la película interpretó tres canciones compuestas por Friedrich Hollander: Black Market, Illusions y The Ruins of Berlin, pero el director pensó que podría rechazar el papel de una mujer que confraternizaba con el nazismo. [Él] decidió viajar a París en persona para visitarla y para escuchar su opinión respecto al guion en el que revelaba ciertas críticas y sugerencias. Wilder dijo finalmente "como si se me presentara una oportunidad así, solo tú [Dietrich] puedes interpretar este a personaje" por lo que accedió al final.1

Wilder convenció a Jean Arthur de que saliera de su retiro para interpretar a Phoebe Frost. Aunque en el rodaje, la actriz tuvo la sensación de que había cierto nepotismo hacia Dietrich. Una noche, tanto ella como su marido Frank Ross fueron a casa de Wilder para discutir sobre el favoritismo hacia la actriz alemana. Enfadada le recriminó que [Dietrich] siempre le pedía primeros planos, también argumentó que "no quiere que yo lo haga mejor de lo que ella lo hace". Consciente de que entre ambos habían puntos de vista diferentes, siguieron trabajando juntos e intento convencerla de que en ningún momento trata de favorecer a un artista respecto a otra, aunque reconoció admirar a Dietrich entre todas las actrices a las que dirigió. Wilder recordó que cuando algún miembro del reparto o técnico tenía frio, esta le preparaba un caldo de pollo. Años más tarde, Arthur llamó a Wilder para decirle que le gusto la película tras verla.1

En agosto de 1947 comenzó el rodaje, la mayor parte en la zona de ocupación soviética y después continuaron en los estudios de Paramount Pictures entre diciembre de 1947 a febrero de 1948, La película fue editada al cabo de una semana después de que se completara la escenografía. El 30 de junio se estrenó la película en los cines Paramount Theatre de Nueva York. Poco después, Wilder estrenaría The Emperor Waltz en el Radio City Music Hall.1

Recepción crítica y premios


El crítico del New York Times Bosley Crowther declaró: "La película es entretenida y elegante con humor inteligente y realista con mensajes, puede que al Congreso no le guste la película... e incluso el Departamento de Defensa la encuentre vergonzosa. Para los Sres. Brackett y Wilder, los cuales son de ideas rápidas... han proyectado la gravedad del servicio burocrático de una manera sofisticada y discretamente sarcástica." En el mismo comentario añade: "En manos de alguien torpe, la presentación de los [entonces] eventos actuales hubiesen resultado ofensivos y de mal gusto, sin embargo, de manos de estos dos ha salido una obra ingeniosa, visionaria y encantadora a pesar de los graves sucesos acaecidos como la situación de Berlín tras la guerra y la reconstrucción de la ciudad. Debo decir que hubo momentos en el que el argumento se volvía francamente cínico, pero que se salva astutamente con un rapido giro en la trama.2

En los años venideros, la cadena Channel 4 calificó a la película como "uno de los éxitos olvidados de Wilder, pero a su vez descubiertos de nuevo".3

ENLACES/FUENTES:
http://afichesfrancia2012-parte-2.blogspot.com.ar/2012/11/21-noviembre-2012.html
http://amoviescrapbook.blogspot.com.ar/2012/10/a-foreign-affair-arthur-and-dietrich.html
http://cartelesmix.es/?p=1303
http://es.wikipedia.org/wiki/Berl%C3%ADn_Occidente
http://filmfilia.blogspot.com.ar/2010/06/foreign-affair-billy-wilder-1948.html
http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/195337.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario